Texel, la isla más verde de Holanda

por | Monográfico, Top Destinos

Viajar a Holanda siempre resulta sorprendente, máxime teniendo en cuenta que es uno de los Países más preparados para el Turismo Itinerante de Europa. Con 1.069 áreas de servicio, Holanda ocupa una quinta posición realmente honrosa y se nutre de equipamientos específicos para nuestros vehículos de lo más pintorescos, con mini-kamps y granjas, que ofrecen una oferta realmente interesante para los viajeros en autocaravana.

Si tenéis en mente viajar hasta el país de los tulipanes, On Road Magazine os ofrece la posibilidad de descubrir la Isla de Texel, en un Road Trip que englova un paraíso de 22 kilómetros de largo, casi totalmente plano, con la excepción de la costa occidental, que tiene un cordón dunar que protege al resto de la isla de los vientos norteños que conforman el Parque Nacional de las Dunas. Durante nuestro viaje podremos disfrutar de paisajes típicamente holandeses, con polders, canales, cultivos y unas playas de finísima arena blanca, que conforman, sin duda, uno de los paisajes más singulares de Holanda.

Cómo llegar

La Isla de Texel se encuentra situada a tan solo 100 kilómetros de Amsterdam y es la más grande y la más occidental de las Islas Frisias. Para poder acceder hasta ella, deberemos dirigirnos a Den Helder, una población anclada en el extremo norte de Holanda, justo al lado del Gran Dique de Oosterschelde. Una vez allí, tomaremos el Ferry que sale, cada hora, hacia Texel. GPS: N 52º 57′ 45″ / E 4º 46′ 37″

El precio del billete de ida y vuelta, para dos personas, es de 40,60€ para vehículos de menos de 6 metros, y de 54 euros para vehículos de más de 6 metros. El trayecto dura aproximadamente 20 minutos y es un recorrido repleto de belleza y singularidad, ya que las gaviotas nos acompañarán a escasos metros de la cubierta, intentando que los viajeros les ofrezcan algo de comer.

Lugares de Pernocta

Texel dispone de bastante oferta a la hora de pernoctar, pero la mayoría de estos establecimientos son campings y mini-kamps de pequeño tamaño, por lo que, en los meses de más tránsito, podemos encontrar el cartel de Completo. Si vuestra intención es pernoctar de forma libre, debéis tener en cuenta que la mayoría de la isla es un espacio protegido, por lo que es recomendable tomar las medidas oportunas para no encontrarnos con problemas.

La mayoría de los espacios disponibles tienen tarifas que rondan los 15 euros, para los emplazamientos más económicos, y los 30 euros/noche, para los espacios más caros. Generalmente, los lugares de pernocta están situados en entornos naturales realmente bonitos y atractivos, por lo que nuestra estancia en Texel se convertirá en una experiencia verdaderamente agradable.

 

Faro de Cocksdorp

De Koog

De Slufter

Den Burg

Oudeschild

Texel: ¡A medida! 

Texel es una isla pequeña, pero tiene una atractiva oferta de ocio muy interesante. Si sois amantes de la bicicleta, Texel os ofrecerá la oportunidad de recorrerla a través de senderos habilitados, que os adentrarán en una naturaleza sorprendente. Si por el contrario venís hasta esta pequeña isla para disfrutar de sus bellísimas playas, podréis hacerlo sin cortapisas, pues cada una de las playas de Texel son un paraíso de aguas turquesas y arena finísima.

Si además buscáis lugares a visitar, Texel os ofrece algunos pueblos pintorescos como Den Burg, el más grande de la isla, De Koog o Den Hoorn.

 

Faro de Cooksdorp

Comenzaremos nuestro recorrido en el Faro de Cocksdorp, sin duda uno de los emplazamientos más emblemáticos de la isla de Texel. Su característica fisonomía, de un rojo brillante, se encuentra enclavada al norte de la isla, en una de sus playas más anchas y salvajes. GPS: N 53º 10′ 50″ / E 4º 51′ 6″

Una vez allí, os recomendamos pagar los 3 euros que cuesta subir al Faro, ya que además de disfrutar de las maravillosas vistas que tendréis desde la altura de Texel y de la isla de Vlieland, podréis descubrir la fascinante historia de este venerable lighthouse de 150 años.

Desde este lugar podréis sacar las bicicletas y disfrutar de un excepcional paisaje, repleto de marismas e infinidad de aves migratorias, ya que esta isla es un paraíso para aquellos viajeros aficionados a la ornitología, siendo ésta, una de las atracciones más singulares de Texel.

Tras las focas de Ecomare

Tras abandonar el Faro de Cocksdorp, nos dirigiremos hacia el Parque Nacional de las Dunas de Texel,  situado cerca de la población de De Koog. GPS: N 53° 4′ 40″ / E 4° 44′ 43″ 

El Ecomare es un centro de rehabilitación de focas y leones marinos, que funciona además como museo. En él podremos encontrar información sobre el Mar de Frisia y el Mar del Norte, el origen de la isla de Texel y del Parque Nacional de las Dunas, aunque sin duda, su principal atractivo reside en los animales que allí conviven: focas comunes, focas grises, leones marinos y marsopas, enfermas o heridas, que viven en su centro de acogida hasta estar totalmente recuperadas.

La visita resulta realmente interesante y, sí además la hacéis con niños, se convertirá en una experiencia inolvidable para ellos, ya que la naturaleza de la Isla de Texel es realmente sobrecogedora. Durante nuestra visita, la iremos descubriendo poco a poco, sin prisas, como se debe descubrir una isla de estas características.

Reserva Natural De Slufter 

La Reserva Natural De Slufter será nuestro siguiente plato fuerte. Su principal atractivo reside en la fabulosa visión del Mar del Norte entrando sin obstáculos en las ensenadas y marismas del Slufter, donde crece de forma salvaje la denominada lavanda de mar, una planta con unos preciosos tonos púrpura, que os sorprenderá en medio de estos vastos terrenos. Su paisaje dunar es también muy poderoso, pues conforma una visión bastante peculiar del agua del mar, fluyendo a través de esta llanura, que nos recuerda en extensión y composición a la fantástica isla de Romo en Dinamarca.

Sin duda podréis comprobar, durante vuestra visita, que este paraje es uno de los más singulares de toda la isla, ya que para poder acceder hasta el mar deberéis realizar un considerable recorrido a pie, a través de maravillosas dunas y marismas. Además, esta zona se encuentra bastante menos masificada que el resto de la isla, por lo que nos ofrecerá  una recompensa realmente extraordinaria, el poder disfrutar de una de las playas más salvajes y vírgenes de todo nuestro recorrido.

El Den Burg más tradicional

Antes de abandonar la zona del Parque Nacional de las Dunas, haremos una pequeña parada para visitar y conocer la población medieval de Den Burg, la más grande de la isla y en la que viven la mayoría de los habitantes de la isla de Texel. GPS: N 53º 3′ 25″ / E 4º 47′ 55″

En ella podremos disfrutar de pequeñas tiendas, restaurantes y bares, situados en su centro histórico, y degustar alguno de los platos típicos de la isla, como el cordero o la bebida de hierbas, denominada Texels Juttertje. Si aún tenéis hambre, os recomendamos visitar la Quesería Wezenspyk, para probar su delicioso queso de vaca. Por último, finalizaremos nuestra estancia en Den Burg, visitando un curioso monumento erigido al Esperanto, una lengua ampliamente hablada en toda la isla de Texel. El mismo se sitúa en la esquina de Kogerstraat y De Zes, y fue construido en 1935.

Una antigua tradición: Los Rastrilladores

Texel es peculiar en muchos sentidos pero, sin duda, la tradición de Los Rastrilladores se lleva la palma. De hecho, en toda la costa holandesa se sigue realizando esta antigua tradición, consistente en rastrillar la arena de la playa para encontrar pequeños tesoros.

En Texel existen dos Museos sobre los rastrilladores: el Schipbreuk y el Juttersmuseum Flora, situados entre las poblaciones de Den Burg y De Koog. En ellos podremos ver objetos encontrados por el rastrillador Jan Uitgeest y su equipo a lo largo de los años: boyas, zapatos, botellas (con y sin mensajes), juguetes, huesos de animales, etc.

Un alto en el camino

No hemos de olvidar que estamos en una isla y que ésta nos ofrece la posibilidad de realizar infinidad de experiencias relacionadas con los deportes acuáticos.  Muchas son las opciones disponibles: navegar en catamarán, practicar Surf, Kitesurf, Vela, kayak o incluso flyboarding, pero también nos ofrece la posibilidad de realizar equitación, excursiones para observar las aves de la isla, o disfrutar de la bicicleta en su fantástica red de carriles bici. Todo vale en esta isla de ensueño para que nuestra estancia sea lo más idílica posible.

Texto: Loli Beltrán – Fotografía: On Road Magazine

Oudeschild, el secreto mejor guardado

Terminaremos nuestro recorrido por la isla de Texel poniendo rumbo hacia el sur, por su cara este, hasta llegar a la pequeña población de Oudeschild, en la que podremos disfrutar de un pequeño puerto pesquero realmente delicioso y un curioso museo llamado Kaap Skil, en el que podremos ver más hallazgos de los rastrilladores de Texel y disfrutar de sus tesoros arqueológicos recuperados del fondo del mar. Si además queréis vivir una aventura diferente, os recomendamos meteros en las tripas del viejo submarino, que encontraréis en el Museo Kaap Skil, y así experimentar lo que sus antiguos tripulantes sintieron en el siglo XIX, al sumergirse en ese cacharro en busca de fama y riquezas, en el poderoso Mar de Wadden.

Tras emerger del feroz abismo de este poderoso Mar, os invitamos a pasear relajadamente por las singulares calles de Oudeschild y descubrir edificios históricos de bella arquitectura y pintorescos molinos de viento.

Antes de partir de Texel, haremos una última parada para saborear una buena Skuumkoppe, la cerveza típica de Texel, y uno de sus deliciosos chocolates o helados.

Datos prácticos de Pernocta

Varias son las opciones disponibles para pernoctar en Texel. En la población de De Koog existen dos campings: kamp Razende Bol (2 pax: 15 €/noche) GPS: N 53° 09′ 09″ / E 4° 51′ 20″  y el Camping Kogerstrand (2 pax: 16€ / 28 €,  según temporada) GPS: N  53° 06′ 04″ / E 4° 45′ 29″.  En Den Hoorn hallaremos el Texelcamping Loodsmansduin, situado dentro del Parque Nacional de las Dunas de Texel (2 pax: 13,80 € / 24,80 €, según temporada). GPS: N 53° 01′ 28″ / E 4° 44′ 32″. En la población de Oudeschild encontraremos el  Boerderijcamping De Vrije Vogel (2 pax: 20 €/noche) GPS: N 53° 03′ 23″ / E 4° 50′ 45″.

Y por último, cerca del Faro de Cocksdorp hallaremos los dos últimos emplazamientos de Texel: Faro de Coksdorp (2 Pax: de 19,20 €  a 29,20 €, según temporada) GPS: N 53° 09′ 12″ / E 4° 51′ 32″ y el Camping De Robbenjager (2 Pax: de 23 a 28 € según temporada) GPS: N 53° 10′ 39″ / E 4° 51′ 35″

¿Quieres tener este reportaje?

Hazte con el Magazine #51

Descubre otros lugares interesantes

¿Te ha gustado este artículo?

¿Te ha gustado este artículo?

Si quieres estar informado de todo lo que ocurre en On Road Magazine, suscríbete a nuestro boletín gratuito de noticias. Viajes, noticias de actualidad, vehículos, sorteos y mucho más!

Tu suscripción a nuestro boletín se ha realizado correctamente.