Oeste de Eslovenia, la perla esmeralda

por | Monográfico, Top Destinos

Eslovenia es un país en el que convergen cuatro grandes regiones geográficas: Los Alpes, los Alpes Dináricos, la Llanura Panónia y el Mediterráneo. Con semejantes ingredientes, esta pequeña joya de verdes intensos amasa una sinfonía de encrucijadas, que difícilmente encontramos en otros lugares tan cercanos de la vieja Europa.

En este paraíso prometido se tiene la excusa perfecta para desafiar a su exuberante naturaleza pues, aunque el desafío sea grande, su patrimonio natural es tan efusivo, que tanto externamente cómo desde lo más profundo de sus entrañas, ofrece al visitante colosales grutas y cuevas diseñas para el asombro de los más escépticos. Pero aún hay más, pues Eslovenia es uno de esos países desconocidos, turísticamente hablando, que es considerado por aquellos que han tenido la oportunidad de visitarlo, cómo uno de los países con más atractivo de Europa. Rodeado de masas forestales en un 54% de su superficie, es sin lugar a dudas un país en el que se definen territorios boscosos, saltos de agua color turquesa y kilómetros de tesoros subterráneos, que llevan asombrando al viajero desde la  época romana.

Las carreteras eslovenas

Eslovenia dispone de una excelente red de carreteras nacionales y autopistas, que la comunican con Austria por el norte, Croacia por el Sur, Hungría por el este e Italia por el oeste. La circulación por las autopistas y vías rápidas eslovenas es de pago. Los vehículos cuya masa máxima permitida no supere las 3,5 toneladas, deben disponer de una viñeta que se puede comprar en cualquier gasolinera. Su precio es de 30 euros para una duración de un mes, o de tan solo 7,50 euros si vuestra intención es estar únicamente una semana.

Las carreteras comarcales son las más interesantes y pintorescas, ya que por ellas se puede conocer mejor las maravillas naturales y los puntos de interés del país.

 

La Eslovenia subterránea

Una gran parte de Eslovenia es de piedra caliza. De hecho, su territorio está formado por más de 7.000 cuevas de diferente tamaño y belleza. El país esconde bajo su superficie un fenómeno natural único y espectacular, comparable al Grand Canyon o a la gran barrera de coral, por su inmensidad e interés mundial.

Debido a las numerosas cuevas y simas del país,  la palabra “Karts” se transformó, en un término internacional que designa a las regiones calizas con muchas depresiones y relieves accidentados.

Área parking Postojna: N 45°46' 53||,/ E 14°12' 08||

Parking Castillo de Predjama:: N 45º 48'.853|| / W 14º 07' 71||

Parking Cuevas de Skocjan: N 45º 39' 47,14|| / W 13º 59' 20,29||

Parking en Bled: : N 46º 21' 75´ / E 14º 04'.82||

Parking en Bohinj: N 46° 17' 42|| / E 13° 55' 26||

Área de Bovec: N 46º 20' 16,36|| / E 13º 33' 7,91||

Parking en Tolmin: N 46º 10' 58.08|| / E 13º 43' 59||

Parking Gargantas de Vintgar: N 46° 23' 32,51" / E 14° 5' 3.73"

Cuevas de Postojna

Nos detendremos en las cuevas de Postojna para descubrir el primer tesoro subterráneo de nuestro monográfico. Postojna es la mayor gruta del “Karst Clásico”, además de una de las mayores cuevas de Europa y la más visitada, con más de un millón de turistas al año. En 1872 se instalaron las vías férreas en la gruta y, en el año 1884, fue tendida la línea de electricidad, de esta manera, el tren de la gruta facilita actualmente su visita.

Está situada en la pequeña localidad de Postojna, a la que se llega por autopista. Una vez allí podréis optar por dos opciones, o bien acceder directamente al área de autocaravanas o estacionar en el parking, cuyo precio es de 3,50 euros, si no tenéis pensado pasar la noche. La cueva está compuesta por una red de 20 kilómetros de túneles, en los cuales podréis observar bonitas galerías y salas, pero únicamente 5,2 kilómetros están abiertos al público y, de éstos, 3,5 kilómetros se realizan en el tren turístico que en diez minutos os conducirá hasta la zona visitable. Al bajar del tren es el momento de elegir vuestro grupo de visita. Éstas se realizan en varios idiomas,  pero no en castellano, por lo que si no habláis inglés con fluidez, lo mejor es ponerse en el grupo de italiano. De todas formas, si se prefiere, se puede alquilar una audio-guía antes de entrar.

Postojna ofrece a los visitantes una extraordinaria riqueza de estalactitas y estalagmitas, formaciones calcáreas de las más diversas formas, colores y generaciones. La temperatura en las grutas se mantiene prácticamente constante durante todo el año, concretamente entre 8 y 10° C. La visita guiada  dura una hora y media, y las entradas cuestan 22 euros en taquilla, pero si las compráis en la Oficina de turismo de la población os saldrán por 19 euros, una buena oportunidad para ahorrarse unos euros en la entrada.

Cuevas de Skocjan

Las cuevas de Skocjan están situadas a las afueras de la población de Matavun. Viajando por la autopista, la salida de Skocjan está indicada y, una vez en la carretera nacional, existen indicaciones para llegar hasta las cuevas. Skocjan es el único lugar de Eslovenia declarado  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en el año 1986. La visita a estas fascinantes formaciones kársticas, cuyo coste es de 15 euros por persona, no deja lugar a dudas del porqué de este reconocimiento.

La visita a la cueva se inicia en una entrada creada artificialmente para facilitar el acceso al público. Tras una pequeña introducción por parte del guía, se accede a la gruta, de la que se visitan tan sólo los dos kilómetros más representativos, de los seis totales. El recorrido se hace a pie y, durante el mismo, tendremos que subir y bajar 500 escalones. Los guías de la visita  recalcan este hecho antes de entrar a la gruta, punto a tener muy cuenta para quienes tengan algún problema de salud. Aún así, los escalones en subia se van alternando con los de bajada, haciendo del recorrido apto para todos los públicos. La visita se realiza de forma pausada, parando en distintas cavidades para poder descansar y escuchar las explicaciones del guía.

Si se han visitado primero las cuevas de Postojna, las construcciones de Skocjan aparecerán ante nosotros repletas de un ambiente gótico impactante. Lo que más sorprende es su grandiosidad, pues sus elevadas bóvedas le confieren un aire imponente. Las luces son prácticamente testimoniales, apenas unos pequeños puntos de luz amarillenta, que le dan un aire de lugar encantado. Si recordáis el Señor de los Anillos, concretamente la escena de la lucha de Gandalf en la cueva, os puede recordar muchísimo a esta maravilla eslovena.

En primer lugar se accede a la Sala del Silencio, donde sorprenden las vistosas formaciones de estalactitas y estalagmitas, así como los pequeños estanques artificiales que los primeros exploradores fueron creando como depósitos de agua, tanto para beber como para utilizarla en la iluminaria de carburo. A medida que la visita avanza se alternan cámaras cada vez más grandes pero, el clímax de la visita se alcanza en el último tramo, cuando se accede a una grandiosa caverna de casi 100 metros de altura donde discurre el río Reka. El paseo se desarrolla por un sendero horadado en una de las paredes de esta impresionante caverna, al cual se llega tras superar un puente levantado a unos 50 metros de altura sobre el río.

En la denominada Sala de los Susurros, el río Reka crea cascadas impresionantes, dentro de una cueva de dimensiones descomunales envuelta en una densa neblina por el romper del agua, haciendo de este, uno de los lugares más increíbles del recorrido. Durante la visita descubriremos también, que no somos los únicos visitantes de la cueva pues,  las  condiciones de la misma hacen que en ella habite un gran número de murciélagos, fácilmente visibles a nuestro paso. Antes de llegar al final del recorrido contemplaremos una singular construcción rocosa que, con el paso del agua y de los años, ha producido unas espectaculares balconadas que recogen el agua. En época de lluvias, éstas se llenan, transformando el lugar en un sinfín de pequeñas cascadas que van llenando los balcones superiores primero, y así sucesivamente hasta formar una gigantesca fuente.

La visita a la cueva termina en la imponente  entrada natural de la misma, desde la que existen dos formas para volver al aparcamiento; una es mediante el ascensor que asciende nuevamente hasta el acceso superior, y la otra es realizando una pequeña excursión por el Skocjan National Park, de aproximadamente una hora.

Skocjan National Park

Merece la pena continuar con esta apetecible visita. El parque abarca 413 hectáreas, en las cuales se pueden descubrir paisajes realmente sorprendentes. La Ruta circular de Škocjan está considerada de nivel medio de dificultad. Ésta  llevará al viajero a conocer, en algo más de una hora y media, los relieves más impresionantes de los valles Velika Dolina y Mala Dolina en el corazón del Parque.

Con la ayuda de los paneles didácticos y de la información, es posible conocer las características básicas de los fenómenos cársticos, numerosos datos interesantes sobre la flora y la fauna en el Carso y el rico patrimonio cultural e histórico de esta zona.

Castillo de Predjama

Abandonamos el mundo Kárstico para sumergirnos en una de las maravillas más pintorescas de Eslovenia, el castillo de Predjama.

Enclavado en un minúsculo valle de pinos y prados,  en el cual se puede ver pastando a los caballos de los Balcanes. Este castillo, de más de 700 años, domina el horizonte desde sus 123 metros de altura con poderosa arrogancia. La construcción aparece imponente e imposible de conquistar a los ojos del visitante.  Este castillo fue el misterioso escondite del intrépido y rebelde caballero Erazem de Predjama,  conocido como “El caballero bandido”. La leyenda sobre este caballero se encuentra en la Galería de Erazem, la cual únicamente podrán visitar los turistas más valientes, pues se encuentra en la parte superior del castillo.

Erazem fue un  importante personaje del siglo XVI, que encabezó una revuelta contra el gobierno imperial, convirtiéndose en uno de los personajes más populares en las historias y leyendas de Eslovenia. Durante el recorrido por el interior de este pintoresco castillo, descubriréis las habitaciones restauradas y cómo vivían y trabajaban en el mismo. Entre sus espacios más interesantes se encuentran las habitaciones, la capilla y el calabozo. Desde la edificación del castillo, un corredor conduce al refugio de la caverna, donde en la pared de piedra podréis disfrutar de un observatorio con una hermosa vista de los alrededores. Desde este punto se puede ver el aljibe y la entrada al legendario pasadizo de Erazem.

Una de las peculiaridades de este castillo son sus cuevas subterráneas, que discurren bajo el castillo y pueden ser visitadas, aunque sólo entre mayo y septiembre, debido principalmente al duro clima de la región.

Bled

Esta bonita población, que se encuentra situada a orillas del lago Bled y los Alpes Julianos, es una de las localizaciones más famosa del país. Se encuentra a pocos kilómetros al sur de la frontera con Austria y a unos 50 kilómetros al noroeste de la capital del país, Liubliana.

La población en sí, no tiene demasiado atractivo turístico, pero su precioso lago glacial es el reclamo que atrae a numerosos turistas durante todo el año. De hecho, ir hasta la Isla de Bled y visitar la Iglesia de la Asunción se ha convertido en el leitmotiv para todo aquel que llega hasta la población. Para realizar la visita se puede tomar un pequeño barco que transporta a grupos (12€/persona ida y vuelta) o alquilar un bote de remos por unos 10€. Una vez en la isla, 99 escalones nos separarán de nuestra meta.

En cuanto al castillo, se puede llegar al aparcamiento con vehículo propio o hacer una caminata de unos veinte minutos desde el pueblo. La entrada general cuesta 8 euros y merece la pena pagarla, no sólo por las exposiciones sobre la vida medieval que podréis encontrar, sino también por las maravillosas vistas que podréis disfrutar

Bohinj

Continuaremos nuestro recorrido en dirección a Bohinj, situado a 30 kilómetros de Bled, y cuyo principal interés reside en el Bohinj Jerezo, un lago situado en pleno centro del Parque Nacional del Triglav, otra de las maravillas de Eslovenia.

El recorrido hasta el lago se hace a través de una sinuosa pero bien asfaltada carretera, que separa Bled de la orilla del lago Bohinj. Debido a la masificación que se produce en verano en la orilla de los lagos, conviene estacionar nuestro vehículo en el aparcamiento gratuito, que se encuentra a un centenar de metros del lago, y continuar a pie hasta la orilla.

El lago de Bohinj y el río Bohinjska Bistrica son ambos un paraíso para los amantes de las actividades acuáticas cómo kayak, piragüismo, rafting, etc, así como punto de partida de numerosas excursiones de montaña. Cerca de Bohinj existen también centros de esquí muy importantes, pistas para los esquiadores de fondo y posibilidades para los ciclistas de montaña, los parapentistas y los escaladores deportivos, pues si algo caracteriza a este país, es su gran afición a los deportes de montaña.

Bohinj y sus alrededores poseen un patrimonio etnológico con un gran número de monumentos culturales y religiosos. Durante el recorrido podréis descubrir que todavía es posible ser testigo de una forma de vida rural, que ha desaparecido en la mayoría de poblaciones europeas.

Si visitáis la zona en otoño, veréis que el campo ofrece una abundante cosecha de setas, manzanas, nueces y tubérculos. Los graneros se adornan de maíz y los kozolec, rejillas de madera empleadas para secar el heno y otros cultivos, forman parte del paisaje de una manera muy pintoresca. También podréis ver las Toplarji, rejillas dobles exclusivas de la zona, y unas coloridas furgonetas que reparten todos estos productos.

Tolmin

Recorreremos la cara oeste del Parque Nacional del Triglav, donde se encuentran poblaciones interesantes como Tolmin y Bovec. Iniciamos nuestro recorrido por la autopista H4, que abandonaremos en Nova Gorika, ciudad que linda con territorio Italiano. Desde allí tomamos dirección a Tolmin, por la carretera que asciende a orillas del río Soca, ofreciendo unos magníficos paisajes que merece la pena aprovechar para realizar una pequeña pausa.

Situada en la confluencia de los ríos Soca, con sus preciosas aguas verde turquesa y el río Tolminka, Tolmin dispone de una estratégica posición, pues es un punto de partida ideal para realizar distintas excursiones.

Los pintorescos y agrestes desfiladeros creados por el río Tolminka son un monumento natural en sí mismo, cuyo punto más bajo, 180 metros sobre el nivel del mar, se encuentra situado en el Parque Nacional del Triglav. Desde el aparcamiento de los desfiladeros de Tolmin se puede bajar a la confluencia del frío río Tolminka y el cristalino Zadlaščica, para luego subir hasta Hudičev most, el puente del diablo, que está construido a 60 metros sobre el río Tolminka. Continuaremos hacia la gruta Zadlaška Jama o Grutas de Dante, situadas en la parte más estrecha del desfiladero del río Zadlaščica, que se encuentra entre las dos paredes y la roca triangular, que por su forma se denomina Medvedova glava o Cabeza de oso.

Bovec

Seguiremos la ascensión hacia el Noroeste de Eslovenia, hasta llegar a la población de Bovec, centro del valle superior del río Soča y que se encuentra al borde del Parque Nacional del Triglav. En las cercanías de Bovec existen varios pueblos pequeños muy interesantes cómo; Srpenica, Žaga, Log Čezsoški, Čezsoča, Plužna, o Kal-Koritnica.

Por Bovec pasaba antiguamente la ruta comercial que unía Trieste con Viena. También es conocida por las cruciales batallas que en la I Guerra Mundial se produjeron en la ciudad y en las montañas que la rodean. Hoy se pueden ver los restos de la I Guerra Mundial, siguiendo las Rutas de la Paz. Cada sendero alrededor de Bovec se convierte en una experiencia única, pues estas tierras, repletas de fuerza, renuevan el espíritu y potencian la esencia de los lugares repletos de energías naturales.

 

La Eslovenia líquida

En Eslovenia existen más de trescientas cascadas. La mayoría de ellas se hallan en la región de Posočje y en el Parque Nacional del Triglav. Las hay para todos los gustos, desde la cascada más alta, la Kloma, con una altura de 128 metros; a la más visitada, la Savica, cerca del lago de Bohinj; o la más imponente, Boka cerca de Bovec y el valle de Logarska Dolina, que se adorna con la inigualable Rinka.

Boka Waterfall

La Boka waterfall es la más poderosa y más alta caída de agua de Eslovenia. La altura de la cascada, dividida en dos etapas, es de 106 metros y 38 metros en el segundo tramo, con un flujo de agua de hasta 100 metros cúbicos por segundo, dependiendo de la temporada. La cascada es fácilmente visible desde la carretera que comunica las poblaciones de Tolmin y Bovec, pero el acceso hasta ella es algo más complicado. Un estrecho y abrupto sendero conduce hasta el pie de la misma. Boka es una de las cascadas más caudalosas de Eslovenia, y también de las más impresionantes.

 

Savika falls

Regresaremos a la cara este del Triglav para localizar las Savika falls, cerca de Bled, en las inmediaciones del lago Bohinj, el cual deberemos rodear y tomar el desvío que conduce hacia la catarata. El asfalto del camino es de buena calidad, no así el ancho de la calzada que  obligará a hacer complicadas maniobras en las ocasiones en las que os crucéis con algún turismo. A escasos metros encontraréis un amplio parking de pago, 3 euros, en el que podréis dejar aparcado vuestro vehículo y comenzar a pie el recorrido hasta estás bonitas cataratas. Una pequeña cabaña marca el ascenso a la cascada y, tras pagar los 7 euros por persona que cuesta la visita, se puede proseguir con la ascensión que permite  llegar hasta apenas 100 metros del pie de la cascada, donde existe un fanstástico mirador con unas impresionantes vistas del Parque Nacional del Triglav.

La cascada Savika está situada a una altura de 894 metros, en un lugar privilegiado en el que el agua cae desde una altura de 78 metros sobre un pozo de límpidas aguas color turquesa, una visita altamente recomendable, que está al alcance de todo el mundo.

Gargantas de Vintgar

Continuando con nuestro recorrido llegaremos a las Gargantes de Vintgar, una ruta que transcurre por el cauce del río Radovna. Completar el sendero tiene una duración aproximada de tres horas, teniendo en cuenta que no es un recorrido circular por lo que hay que realizarlo en ambos sentidos. El sendero se inicia en Vintgar, junto a una caseta con un ámplio aparcamiento desde el que se accede a las gargantas, cuya visita tiene un coste de 4 euros por persona.

El recorrido comienza en un camino de arena, desde el cual se puede disfrutar de un paisaje fascinante, repleto de árboles enormes y una vegetación salvaje. Enseguida el camino se convierte en un estrecho sendero, que discurre por encima del río, saltando de una orilla a otra, a través de puentes que atraviesan cascadas de agua realmente bonitas, en las cuales podréis disfrutar del murmullo del liquido elemento durante el recorrido. Tras caminar algo más de media hora se llega al final de la garganta, donde encontraréis un pequeño quiosco con refrescos y helados, con los que reponer fuerzas antes de iniciar el camino de vuelta.

Texto: Loli Beltrán  ·  Fotografias: On Road Magazine

Datos prácticos

  • Área parking Postojna:  N 45°46′ 53″,/ E 14°12′ 08″
  • Parking Castillo de Predjama:: N 45º 48′.853″ / W 14º 07′ 71″
  • Parking Cuevas de Skocjan: N 45º 39′ 47,14″ / W 13º 59′ 20,29″
  • Parking en Bled: : N 46º 21′ 75´ / E 14º  04′.82″
  • Parking en Bohinj: N 46° 17′ 42″ / E 13° 55′ 26″
  • Área de Bovec: N 46º 20′ 16,36″ / E 13º 33′ 7,91″
  • Parking en Tolmin: N 46º 10′ 58.08″ / E 13º 43′ 59″
  • Parking Gargantas de Vintgar: N 46° 23′ 32,51″ / E 14° 5′ 3.73″

 

  1. Área parking Postojna:  N 45°46′ 53″,/ E 14°12′ 08″
  2. Parking en Bled: : N 46º 21′ 75´ / E 14º  04′.82″
  3. Área de Bovec: N 46º 20′ 16,36″ / E 13º 33′ 7,91″
  4. Parking en Tolmin: N 46º 10′ 58.08″ / E 13º 43′ 59″

¿Quieres tener este reportaje?

Hazte con el Magazine #18

Descubre otros lugares interesantes

¿Te ha gustado este artículo?

¿Te ha gustado este artículo?

Si quieres estar informado de todo lo que ocurre en On Road Magazine, suscríbete a nuestro boletín gratuito de noticias. Viajes, noticias de actualidad, vehículos, sorteos y mucho más!

Tu suscripción a nuestro boletín se ha realizado correctamente.