Marken, la isla del pescador solitario

por | Top Destinos, Visita Guiada

Marken ha sido durante siglos una comunidad pesquera inmune al paso del tiempo y a las miradas indiscretas de los turistas, pero la construcción de un puente para comunicarla con tierra firme en el año 1957, puso punto y final a este estratégico aislamiento. No obstante, la población conserva casi intacto su ambiente original, con casas de madera de colores brillantes construidas en el siglo XV. Muchas de ellas están consideradas como monumentos nacionales, y fueron realizadas sobre montículos y pilotes que las protegen de las frecuentes inundaciones.

Situada a tan solo 20 kilómetros de Ámsterdam, concretamente en el lago interior Ijsselmeer, esta pequeña joya brilla con luz propia, gracias a su belleza casi artificiosa. No encontraréis en Marken nada fuera de lugar, todo tiene un porque en esta isla colmada de encanto.

Cómo visitar Marken

La población se puede visitar de varias maneras: la primera de ellas es subiendo a uno de los barcos turísticos que, con origen en Volendam, realizan este bonito trayecto. Ésta es una buena opción, si no os importa compartir vuestra visita con los centenares de turistas que vienen a visitar la isla desde el mar pero, si queréis realizar una visita más tranquila, es preferible hacerlo por carretera. Nada más llegar a la población encontraréis un parking en el que podréis dejar aparcada la autocaravana y visitar la población con total tranquilidad. GPS: N 52° 27′ 21” / E 5° 06′ 16”

Marken se halla dividida por varios canales, que unen y desunen la tierra y el agua una y otra vez. Durante el recorrido observaremos flores diseminadas que marcarán el paso hasta llegar a su entrañable puerto, envuelto en un ambiente puramente marinero, bruñido en tonos negros y blancos, que forman parte importante de un decorado de barcos pesqueros, que contrastan formidablemente con su cielo mercuriano.

Hay que tener en cuenta que Marken es una población pequeña, realmente la podemos visitar en poco más de una hora. Además todas las atracciones del lugar están situadas a muy poca distancia la una de la otra, punto esté que nos ayudará a gestionar nuestra visita mucho mejor.

 

Marken

Marken, personalidad 100% holandesa

La vida en Marken transcurre entre instantes de nostalgia y un carácter sereno, que otorga al lugar una personalidad incuestionable. Perderse entre aparejos de pesca y pequeños puestos de pescado es toda una delicia, y su cotidianidad se halla inmersa entre granjas y vacas lecheras, pero siempre mirando con anhelo hacia el mar. Su característica forma de caminar marca el ritmo de sus días, y el vestir orgulloso de sus ropas tradicionales es un ejercicio de mirar al pasado, con los pies puestos en el presente.

Todo en Marken resulta extrañamente brillante, incluso sus sábanas tendidas al sol, reflejando la pureza de un viento repleto de notas salinas. Viendo el día a día de estas gentes, no podemos más que preguntarnos, ¿Cómo han podido zafarse de una manera tan sutil, de la ferocidad del progreso?

 

Marken se vive en cada esquina

Una vez aparcados lo primero que encontráremos es su famosa Fábrica de zuecos Irene Hoeve, en la cual muestran el proceso artesanal de fabricación de este simpático calzado, e incluso podréis salir del establecimiento con un par de relucientes zuecos recién fabricados.

Proseguimos hacia el Marker Museum, un interesante museo ubicado en varias casas históricas del núcleo de la población, conocido como “Kerkbuurt”. En él, podremos apreciar cómo era la vida de los pescadores en diferentes épocas. Las casas que componen el museo, han conservado su estructura original y se encuentran decoradas con muebles de distintas épocas.

El museo cuenta con importantes colecciones, entre las cuales encontramos grabados, cuadros, muebles antiguos, pinturas de Reiner Peijnenburg y Jan Moenis, y una extensa colección de ropas tradicionales. Además, el museo está dotado de una interesante presentación audiovisual sobre la historia de Marken.

Nuestra siguiente parada nos llevará hasta el precioso Faro Het Paard, uno de los emblemas más reconocibles de Marken. Para llegar hasta él, deberemos tomar el camino que sale en dirección norte. Éste lo podréis realizar a pie o en un cómodo paseo en bicicleta. El faro, diseñado por J. Valk, en el año 1839, cuenta con una gran torre de 16 metros de altura.

Un camino asfaltado saldrá a nuestro encuentro, en un trazado llano que se hará sin apenas esfuerzo. Durante el recorrido hasta el faro, es recomendable abrir bien los ojos, pues encontráremos paisajes de gran belleza. Mezclas inverosímiles de vacas pastando, bicicletas circulando y veleros fantasma surcando verdes praderas, todo un lujo para los amantes de la naturaleza en estado puro.

Finalizaremos nuestro trayecto descubriendo un mar inmenso, salpicado de veleros con sus velas de colores infladas por el viento, que surcan sus tranquilas aguas rodeando el faro, y regalando una imagen bucólica de este lugar de ensueño. Es momento también para descansar de la ajetreada mañana, y una excusa perfecta para hacer un pequeño picnic y, más tarde, tumbarnos relajadamente en la hierba, remojar nuestros pies en el agua salada, o simplemente observar como cada instante va cambiando la fisonomía del lugar.

Texto: Loli Beltrán / Fotografía: On Road Magazine

Marken Museum:

Precio: 2,50 euros adulto – 1,25 € niños

Área Privada de Volendam

GPS: N 52º 29’ 20.16’’ / E 5º 03’ 35.98’’

 Parking Volendam

GPS: N 52° 29′ 21” / E 5° 03′ 45”

¿Quieres tener este reportaje?

Hazte con el Magazine #5

Descubre otros lugares interesantes

¿Te ha gustado este artículo?

¿Te ha gustado este artículo?

Si quieres estar informado de todo lo que ocurre en On Road Magazine, suscríbete a nuestro boletín gratuito de noticias. Viajes, noticias de actualidad, vehículos, sorteos y mucho más!

Tu suscripción a nuestro boletín se ha realizado correctamente.