Ruta de cuento por el Valle del Loira

por | Monográfico, Top Destinos

Viajar a Francia en autocaravana siempre es un placer, más teniendo en cuenta que es uno de los países del mundo más preparados para este tipo de turismo. Su gran patrimonio turístico lo ha convertido, además, en el número uno del turismo mundial, con 83 millones de turistas, en un momento en el cual el sector turístico se transforma rápidamente, bajo los efectos de una oferta turística internacional sin precedentes. Por todo ello, este mes de enero nuestro monográfico viaja hasta el Valle del Loira, con sus 280 kilómetros de largo y sus 800 kilómetros cuadros de territorio, comprendido entre Sully-sur-Loire y Chalonnes-sur-Loire.

Desde el año 2000, este valle se ha convertido además en el territorio más extenso de Francia jamás inscrito en el Patrimonio Mundial de la UNESCO, incluyendo al Valle del Loira dentro de la lista de los 878 lugares imprescindibles, a la altura de la estatua de la Libertad de Nueva York, la Gran Muralla China o el Templo de Abou Simbel, en Egipto.

Una ruta que invita al descubrimiento

Pero hablar del Valle del Loira es probablemente hablar sobre uno de los destinos turísticos más atractivos de Francia. Su majestuosidad, sus castillos de cuento y sus famosos pueblos trogloditas, son su principal carta de presentación, pero no debemos olvidar que este famoso valle francés, atesora un importante patrimonio histórico y artístico, con monumentos culturales que ilustran los ideales del Renacimiento y del Siglo de las Luces.

Áreas para todos los gustos

En este apartado tan importante para cualquier viajero en autocaravana, el Valle del Loira es un verdadero filón, ya que a lo largo de sus 280 kilómetros, podremos disfrutar de más de 250 áreas específicas, además de un gran número de parkings situados en lugares de visita imprescindibles, como castillos, parques naturales, ciudades, etc…

Un mar de carreteras

Todo viaje comienza en un lugar, y en esta ocasión el punto de partida será la población de Toulouse. Desde ella tomaremos la autopista A20 en dirección a Vierzon, para desviarnos, más tarde, por la carretera nacional N76, donde empezaremos a disfrutar de los primeros paisajes del Valle del Loira.

Chambord / GPS: N 47º 36' 57" / E 1º 30' 45"

Cheverny / GPS: N 47º 29' 50" / E 1º 27' 37'"

Chaumont / GPS: N 47º 26' 41" / E 0º 49' 12"

Amboise / GPS: N 47º 24' 45" / E 0º 59' 13"

Pagoda de Chanteloup / GPS: N 47º 23' 29"/ E 0º 58' 45"

Chenonceau / GPS: N 1º 4' 40" / W 47º 19' 48"

Azay-Le-Rideau / GPS: N 47º 15' 33" / E 0º 28' 11"

Castillo de Useé / GPS: N 47° 14′ 59″ / E 0° 17′ 28″

Una ruta que busca lo mejor del Loira

El Valle del Loira atesora un patrimonio turístico descomunal. De hecho, existen más de 200 castillos alrededor del valle, 50 de ellos de cierta importancia y 20 imprescindibles. Ante estas cifras abrumadoras, no podemos más que hacer una criba importante y centrarnos en los más atractivos.

Chambord y Da Vinci

Comenzaremos nuestro monográfico en uno de los castillos más espectaculares de todo el recorrido del Loira, Chambord.

El acceso al mismo es realmente excepcional, ya que se encuentra rodeado de un inmenso bosque, ubicado en el interior de su impresionante muralla de 31 kilómetros de longitud. Algunas partes del parque pueden ser visitadas por el público, pero otras se encuentran cerradas para preservar la fauna original de la zona. De hecho, Chambord posee el parque amurallado más grande de Europa. Precio entrada libre 11€/persona.

Una vez en las inmediaciones del castillo, nos dirigiremos a su gran aparcamiento, con una zona destinada para nuestros vehículos.  GPS: N 47º 36′ 57″/ E 1º 30′ 45″

La construcción de Chambord se llevó a cabo entre los años 1519 y 1544 por Francisco I, quien decidió construir el castillo en medio del bosque para poder salir de cacería. Curiosamente y como sucede a menudo con las grandes obras, su creador no vivió lo suficiente para verlo completamente terminado. En total fueron 1800 los trabajadores que Chambord requirió para su construcción y la grandiosidad del resultado salta a la vista: 440 habitaciones, 365 chimeneas, 365 ventanas y 63 escaleras, una de ellas muy famosa, diseñada por Leonardo Da Vinci.

La mejor manera de visitar el castillo es por libre, permitiéndonos conocer, de primera mano, tanto las estancias donde dormía la realeza, como sus inmensos salones, galerías de trofeos y, por supuesto, su famosa escalera de doble hélice, en la cual podréis ver a otros visitantes, pero sin cruzaros con ellos, puesto que van en sentido contrario. El castillo, además, alberga muchas obras de arte, pero es importante remarcar que Chambord no solo se limitaba a la pintura y a la música, sino también al teatro. De hecho el propio Moliere presentó por primera vez, en Chambord, trabajos tan importantes como “Monsieur de Pourceaugnac” o “Le bourgeois Gentilhomme”.

Cheverny y Tintín

Nuestra siguiente parada nos conducirá por carreteras relajadas hasta el Castillo de Cheverny, donde aparcaremos en el área de autocaravanas, gratuita, existente en las inmediaciones del castillo. En ella también podremos pernoctar, pero no dispone de servicios. GPS: N 47º 29′ 50″ / E 1º 27′ 37”

Cheverny es un castillo diferente, ya que nos acerca más a la idea de un Palacio de elementos clásicos, que a la gran ornamentación que podemos encontrar en otros castillos del Loira. Con una simetría y elegancia que roza la perfección, Cheverny fue habitado por la familia Hurault desde el siglo XVII, incluso en la actualidad, sus descendientes ocupan parte del Palacio. También es diferente porque inspiró a Hergé, el creador de Tintín, en su mítico Castillo de Haddock, en el cual se desarrollaba gran parte de sus aventuras.

Cheverny no destaca por la grandiosidad del monumento, como en el caso de Chambord, sino por su exquisitez y refinamiento, punto que podremos comprobar al visitar las estancias interiores. De hecho, uno de los salones cuenta con pinturas que hacen referencia al Quijote.

Tras la incursión al Palacio, podremos visitar otro edificio también muy interesante, conocido como L´Orangerie o invernadero, que se utilizó para plantar naranjos y tiene el honor de haber servido de refugio para la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci, durante la II Guerra Mundial. También podremos visitar el Museo de Tintín, que hará las delicias de los aficionados a este famoso héroe. Precio entrada libre y jardines 9,50 €, si se incluye el Museo de Tintín 14€.

Chaumont y Nostradamus

Proseguiremos por la carretera D942 hasta el Castillo de Chaumont, donde aparcaremos en uno de sus parkings. GPS: N 47º 26′ 41″/ E 0º 49′ 12″

A diferencia de los anteriores castillos visitados, Chaumont es un castillo…castillo, de los que nos imaginamos en los cuentos infantiles, con su puente levadizo y sus torres puntiagudas repletas de misterio.

En Chaumont residió la poderosísima Catalina de Médicis, quien era profunda admiradora de las profecías de Nostradamus, a quien invitó incluso en distintas ocasiones al castillo. Más tarde se lo cambiaría a Diana de Poitiers, primera amante de su marido, por el castillo de Chenonceau. Sus estancias no están decoradas de una forma demasiado atractiva, pero esto lo suple, con creces, con las vistas que tendremos del río Loira. Precio de la entrada básica 10€.

Amboise, una de las ciudades más bellas del Loira

Por un momento dejaremos aparcados los castillos para visitar una de las ciudades más bellas del Loria, Amboise, una preciosa ciudad medieval que nos encandilará desde el principio. Aparcaremos nuestra autocaravana en el parking situado junto a su famoso castillo. GPS: N 47º 24′ 45″/ E 0º 59′ 13″.

La ciudad se asoma tímidamente al Loira de una manera casi irresistible, mostrando su antiguo linaje del Medievo, que podremos disfrutar en sus casas con entramado de madera, situadas en la zona baja de la ciudad. La zona alta pertenece a su castillo y, atesora unas excelentes vistas de todas las islas que forma el Loira en su paso por la población. Por otro lado, Amboise lleva tatuado un nombre muy célebre, el de Leonardo Da Vinci, quien residió en la Mansión Clos Lucé, durante sus últimos años. En la Capilla de San Humberto, situada en la mansión, podremos visitar además sus restos.

La visita a Amboise, se realiza de una manera relajada, casi dejándote llevar, ya que es una ciudad de tamaño bastante manejable, en la cual descubriremos una ciudad inolvidable, repleta de detalles preciosistas, que harán que esta ciudad se convierta en una visita “ineludible” durante nuestra ruta por el Valle del Loira. De hecho, su famosa silueta forma parte del paisaje del Loira declarado Patrimonio de la Humanidad. La entrada para visitar el castillo y la Capilla de San Humberto tiene un coste de 10´50€.

Pagoda de Chanteloup y Luís XVI

A tan solo 3 kilómetros de Amboise podremos visitar la Pagoda china de Chanteloup, construida en el año 1775, en estilo Luís XVI, por el duque de Choiseul. Podremos aparcar la autocaravana en su parking. GPS: N 47º 23′ 29″/ E 0º 58′ 45″. Precio visita 10 €

Si vuestra intención es subir sus siete plantas y 44 metros de altura, deberéis armaros de valor y paciencia, ya que recorrer sus estrechas escaleras de caracol no es tarea fácil. Eso sí, como recompensa tendréis unas vistas excepcionales del entorno. También tiene un lago con forma de media luna, en el que se puede alquilar una barquita. Al atardecer es una visita muy recomendada, si queréis sorprender a vuestra pareja.

Castillo de Chenonceau o Castillo de las Damas

Continuaremos en otro de los castillos más importantes de este recorrido, Chenonceau o el Castillo de las Damas, donde podremos aparcar la autocaravana en su parking habilitado para tal efecto. En el mismo no podremos pernoctar, ya que existe prohibición expresa de 23,30 h a las 9,00 de la mañana. GPS: N 1º 4′ 4″ / W 47º 19′ 48″

Una vez aparcados, comenzamos nuestra ruta en este castillo, que debe su nombre a las mujeres que en él han habitado. Fue construido en 1513 por Catherine Briçonnet y restaurado posteriormente por Diana de Poitiers y Catalina de Médicis. Que sea el Castillo más visitado, no sólo del Valle del Loira, sino de Francia, junto al de Versalles, os puede dar la pista de la importancia de este famoso castillo.

Chenonceau requiere todo un ejercicio de paciencia para visitarlo, pero también es un lugar que merece el esfuerzo, sobre todo cuando se descubre la inmensa galería de suelo ajedrezado que, durante sesenta metros, reta a las corrientes de agua del Loira. Magnifico, tanto por dentro, con habitaciones fastuosas como las pertenecientes a las féminas que lo habitaron, como por fuera, con esa larga figura en forma de arcada, que lo convierte en un capitán avezado, que navega con esmero las orillas florecientes de este castillo de cuento. Precio 14 € con audio-guía.

Son también muy recomendables sus preciosos y cuidados jardines, entre los que encontramos: El Jardín de Catalina, El Jardín de Diana, El Laberinto, El Jardín Verde, La Granja, etc… ¡Todo un acierto, después del gentío!

Azay-Le-Rideau y Balzac

De la grandiosidad de Chanonceau pasaremos a enamorarnos de uno de los castillos más especiales y sencillos de nuestro recorrido por el Loira, el pequeño y encantador Azay-le-Rideau, que acoge al viajero con un gran abanico de brillantes colores y quietos susurros. GPS: N 47º 15′ 33″ / E 0º 28′ 11″

Esta esplendida mansión campestre, construida entre los años 1518 y 1529, es uno de los más sobresalientes ejemplos de la arquitectura renacentista francesa. Rodeado por estanques y magníficos jardines, en un entorno costumbrista que invita al sosiego, se presenta esta pequeña joya, que Balzac comparó con un diamante.

El interior del castillo no es muy atractivo, pero sus jardines y estanque, situados en la parte trasera del mismo, son realmente excepcionales. Precio 8,50 €/persona.

Castillo de Useé y la Bella Durmiente

Finalizaremos nuestro recorrido en el Castillo de Useé, situado en la pequeña localidad de Rigny Usée. Podremos aparcar la autocaravana en el parking del castillo, situado enfrente del mismo. GPS: N 47° 14′ 59″ / E 0° 17′ 28″

El castillo de Ussé se ha sabido rodear de una mitología que va desde la historia de un valiente y sangriento vikingo, hasta la dulce historia que Charles Perrault escribió en su bonito cuento de la Bella Durmiente del Bosque.  Hacia el 1004, el primer propietario del castillo, el temible vikingo Guldin I de Saumur, conocido también como el diablo de Saumur, descubrió las tierras de Ussé y se apodero de ellas. El castillo cambió varias veces de propietarios hasta el siglo XVII, momento en el que fue restaurado y adoptó su aspecto actual. Abierto de febrero a noviembre, en él podremos visitar su atractivo mobiliarío y tapices flamencos, además de su bonita capilla renacentista y los jardines que diseñó el famoso Le Nötre, arquitecto del jardín de Versalles.

En el bonito camino de ronda que bordea el castillo, podremos asistir a una reconstrucción de los paseos que se supone realizaba La Bella Durmiente, para así finalizar nuestro monográfico con las mejores escenas de este recorrido de cuento, que nos ha llevado a descubrir los castillos más atractivos y peculiares del Loira. La Tarifa por persona es de 13€ y niños de 4€

Texto: Loli Beltrán  ·  Fotografias: On Road Magazine

Datos prácticos

  • Parking Chambord: GPS: N 47º 36′ 57″/ E 1º 30′ 45″
  • Parking Cheverny: GPS: N 47º 29′ 50″ / E 1º 27′ 37”
  • Parking Chaumont: GPS: N 47º 26′ 41″/ E 0º 49′ 12″
  • Parking Amboise: GPS: N 47º 24′ 45″/ E 0º 59′ 13″.
  • Parking Pagoda de Chanteloup: GPS: N 47º 23′ 29″/ E 0º 58′ 45″.
  • Parking Chenonceau: GPS: N 1º 4′ 4″ / W 47º 19′ 48″
  • Parking Azay-Le-Rideau: GPS: N 47º 15′ 33″ / E 0º 28′ 11″
  • Parking Castillo de Ussé: GPS: N 47° 14′ 59″ / E 0° 17′ 28″

 

Área de Cheverny

  • Coordenadas GPS: N 47º 29′ 50″ / E 1º 27′ 37”
  • Plazas: 15
  • Precio: Gratuita
  • Servicios: sin servicios

 

¿Quieres tener este reportaje?

Hazte con el Magazine #36

Descubre otros lugares interesantes

¿Te ha gustado este artículo?

¿Te ha gustado este artículo?

Si quieres estar informado de todo lo que ocurre en On Road Magazine, suscríbete a nuestro boletín gratuito de noticias. Viajes, noticias de actualidad, vehículos, sorteos y mucho más!

Tu suscripción a nuestro boletín se ha realizado correctamente.